Breve reseña de Watchmen

Una reseña sobre Watchmen

Antes de nada, debo dejar claro que Watchmen se merece mucho más que una reseña. Entonces, ¿por qué esto es una breve reseña? El motivo es muy sencillo: mo me veo capaz de realizar un reflexión que haga justicia a este cómic. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de hablar un poco sobre él. ¿Significa esto que estamos antes uno de los mejores cómic del mundo? Mi respuesta es: no lo sé. Pero si que es cierto que la fama le precede como tal. Pero dejémonos de prolegómenos y vayamos con la reseña de Watchmen (también podéis escuchar el podcast en el que hablamos de él).

Portada| Cómic Watchmen

 

Un poco sobre Watchmen

Watchmen es una serie compuesta de 12 números que fueron publicados por DC Cómics durante 1986 y 1987. Alan Moore está a los mandos del guión, mientras que Dave Gibbons se encarga del dibujo, y John Higgins como entintador. El contexto en el que ocurre los acontecimientos que se nos presentan en el cómic es casi tan importante como los acontecimientos en sí. Según nos cuenta el cómic, los superhéroes surgen a partir de 1938. A pesar de ser un cómic cuyos protagonistas se consideran superhéroes, lo cierto es que sólo uno de ellos (el Doctor Manhattan) posee poderes.

La acción principal ocurre en la década de 1980. La existencia de los superhéroes a afectado a la vida normal hasta tal punto, que unos años antes de los acontecimientos que se nos cuentan, se aprobó la ley que prohibe a los superhéroes (con excepción de dos de ellos, que continuan trabajando para el gobierno). Alan Moore utiliza esto para críticar el concepto de superhéroe. Muestra de ellos son las continuas pintadas que aparecen en los escenarios con el lema «¿Quién vigila a los vigilantes?«.

 

La trama de Watchmen

El contexto de la trama nos sitúa en una guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, una carrera armamentística en la cual los mísiles nucleares pueden acabar con un país entero en cualquier momento. La tensión ante esta situación se refleja en las calles, en las conversaciones de ciertos personajes, y en la locura que supondría si se acabase desatándo una guerra nuclear.

 

Sobre este transfondo navega la trama principal: El Comediante ha sido asesinado. Este personaje es uno de los dos superhéroes activos que sigue trabajando para el gobierno. Alguien le ha dado muerte en su propia casa.

 

Rorschach es otro de los personajes protagonistas. Un superhéroe que ha seguido ejerciendo en la clandestinidad a pesar de la ley contra los superhéroes. Sospecha que alguien está dando caza a antiguos superhéroes, y que El Comendiante es solo el primero en caer.

Los Crimebuster | Reseña de WatchmenAsí comienza Watchmen. A lo largo de estos doce números se nos van presentando diversos personajes, la mayoría de los cuales trabajaban juntos como los «Crimebusters» una asociación de superhéroes que intentaba emular a los «Minutemen», la primera organización de superhéroes. Diversos capítulos están centrados en conocer más a fondo a estos superhéroes, pero son otros muchos los que tienen cierta importancia en la obra. Por poner un ejemplo, a lo largo de la historia podemos observar la rutinaria vida de un kiosquero de barrio que habla a un joven que está leyendo una historia al lado de su kiosko. Este joven ignora al viejo vendedor de periódicos, pero sus monólogos sirven al lector para conocer más el transfondo de lo que está ocurriendo y o que está por venir.

También se nos muestran fragmentos de la historia que esta leyendo este chico junto al kiosko. Alan moore la utiliza como excusa para adentrarse en la humanidad de las personas, y se puede apreciar una metáfora de lo que ocurre en la trama principal. No hablaré más de esto por no caer en el spoiler, pero sí me gustaría decir que a pesar de que es quizá la peor parte del cómic, el sentido que le da el guionista consigue que sea como un «bombón» que nos deja para que lo saboreemos una vez que terminamos Watchmen.

¿Quién mueve los hilos?

Watchmen son varios hilos que se van entrecruzando ente si hasta formar un gran cómic. Por un lado, tenemos a los miembros de lo Crimebusters (Espectro de Seda, Dr. Manhattan, Búho Nocturno, Rorschach, Ozymandias…). Por otro, el kioskero y toda la gente de su alrededor (el niño que lee, una taxista…). A estos hilos se les añade la historia que lee el niño (sobre un náufrago y su desesperación por volver a casa), y que se va intercalando con la trama principal. También tenemos saltos en el orden cronológico (sin previo aviso ni diferenciación) para conocer a ciertos miembros de los Minutemen, algunos de los cuales mantienen relación con los protagonistas. Todos estos elementos van acompañados de ciertos textos «extras» al termino de cada capítulo, como puede ser una noticia, una carta, un capítulo de un libro… todos ellos relacionados con el personaje protagonista de cada capítulo.

 

Cuento todo esto porque considero que es lo que hace de Watchmen lo que es, y que pasar por alto estos detalles restan gran parte del valor de esta obra. Es algo que me ocurrió la primera vez que lo leí, y que me dejo defraudado con esta obra tan reconocida a todos los niveles. Por suerte, le he dado otra oportunidad (puedes leer más de esto en este post), y he conseguido disfrutar enormemente de ella. El dibujo es bastante decente para la época (no soy muy fan de los cómics anteriores al cambio de siglo por el tipo de dibujo), sobretodo si lo comparó con V de Vendetta.

 

La importancia del dibujo

La disposición de viñetas es un lujo. Aquellos que lean el cómic conociendo los secretos que se esconden detrás disfrutarán de la genialidad de Alan Moore y Dave Gibbons. Y quien no sepa nada, le recomiendo que busqué después de leerselo los secretos de Watchmen (Loulogio tiene un video comparando la película con el cómic que es una maravilla  (PRECAUCIÓN SPOILERS EN EL VIDEO):

En mi caso, leí Watchmen sin conocer secreto alguno sobre el dijo, sobre la disposición de viñetas ni el por qué de ello. Sólo tras ver el video de Lou pude apreciar aún más si cabe esta obra. Pero lo que más me sorprendió fue que, aún si saber nada de esto, el dibujo consiguió transmitirme durante su lectura exactamente aquello para lo que estaba diseñado. Y eso, le da un valor enorme al cómic.

Hablemos un poco del guión

Y el guión, una vez juntas todos los hilos que recorren este cómic, te hace disfrutarlo a tantos niveles… Es increible como de una premisa típica de serie de televisión policiaca o de película palomitera, Alan Moore consigue, gracias al transfondo y a los detalles, convertir Watchmen en uno de los mejores cómics de la historia.

Creo que ha quedado claro que la consideración de la crítica y de los lectores sobre Watchmen es más que positiva. Si habéis llegado hasta aquí y queréis saber si yo lo considero uno de los mejores cómics, lo vuelvo a decir: no lo sé. Tendréis que leeroslo para opinar, no es un cómic que te leas porque te lo han recomendado o porque es el favorito de tu mejor amigo, es otra cosa distinta. Eso sí, una advertencia: no es un cómic para todo el mundo, y no es un cómic para principiantes. Lo digo por experiencia. Yo le cogí mucha manía a Watchmen, porque seguramente es uno de los primeros cómics que leí y, como era de esperar ante un cómic de esta densidad, no me enteré de nada.

Si queréis saber más, os invito a pasaros por Zona Negativa

donde vais a encontrar una reseña sobre Watchmen mucho más profunda, y de paso, conocéis Zona Negativa, una página referente en el mundillo del Cómic

Hasta aquí ha llegado la reseña e Watchmen.  Y una vez avisado de la densidad y complejidad de esta obra, te invito a darle una oportunidad. Si no te gusta, no pasa nada. Puede que no sea un cómic para tí. O puede que no sea el momento de leerlo. No te preocupes, nadie te está vigilando. ¿O sí?

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

¿Necesitas algo?

¿Quieres hablar de libros? ¿Necesitas comentar algo sobre el podcast? Escríbenos y te contestaremos lo antes posible :)

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

El mono de Hartlepool